Estadísticas y cuentos: Pixar

Una de las cosas que más me gusta del verano son los números especiales que publica la revista “Muy interesante”. Son resúmenes algunas veces, de los mejores artículos, o bien saca un especial de preguntas y respuestas curiosas, otras veces especiales sobre temas en concreto, en fin una singularidad respecto a su publicación cotidiana durante el resto del año.

Me ha parecido una buena idea de manera que en el Proceso Social vamos a tratar de “copiarles la idea”; para ello este verano lo vamos a titula “Estadísticas y cuentos”, y durante todo el verano pretendemos publicar semanalmente en la parte de estadísticas pues algunos decálogos, ideas concretas que nos proponen sobre innovación, como reinventarnos, o como sobrevivir en el antártico.
Y respecto a los cuentos, hemos seleccionado cuatro cuentos “de los de siempre” con la idea que nos proponen algunos autores: “los cuentos sirven para dormir a los niños y despertar a los adultos”.
Espero que os guste; estas publicaciones no son originales sino que las hemos seleccionado del amplio “ofertón” que Internet nos ofrece hoy en día. Disfrutad de ellos y nos vemos a la vuelta del verano.
 
Empezamos las estadísticas con una recolección de las lecciones que la empresa PIXAR nos ofrece para innovar tal y como ellos lo hacen, muy interesante.
 
Los orígenes de PIXAR (www.Pixar.com) se remontan a 1979, cuando George Lucas creó la División de Ordenadores Gráficos de Lucasfilm a fin de desarrollar la tecnología más avanzada para la industria del cine, un negocio que Steve Jobs le compró en 1986 y que convirtió en una nueva empresa: PIXAR.
El logo que eligió para PIXAR fue una lámpara de oficina de la marca Luxo porque éste fue  el personaje animado del primer cortometraje de PIXAR: Luxo Jr.
Jobs se gastó en PIXAR más 5 millones de dólares a lo largo de varios años sin obtener resultados económicos positivos. La situación cambió cuando consiguió un contrato con Disney en 1991 para producir una película con personajes animados creados por ordenador.
La película fue Toy Story, que se estrenó el 22 de noviembre de 1995, un éxito comercial, que generó una taquilla de 192 Millones de dólares en EE.UU. y de 362 M $ en el resto del mundo, multiplicando con creces su presupuesto de 30 Millones.
Una semana más tarde PIXAR salía a Bolsa y Steve Jobs se hacía aún más rico justificando su apuesta por la empresa.
En su biografía, Steve se refiere a Pixar como la empresa en la que la tecnología se unía al arte. Yo añadiría que la tecnología y el arte crearon la magia del cine animado.
Pixar firmará un acuerdo con Disney en 1997 para producirle 5 películas más en 10 años. De esa época destacan Monsters(2001), Buscando a Nemo(2003), Los increíbles(2004), Cars(2006).
En 2006 Disney decide comprar Pixar, que celebraba su 20º aniversario y eso convirtió a Steve Jobs en uno de los mayores accionistas de Disney, mientras Pixar siguió con sus éxitos: Ratatouille, Wall-E, Up, Brave…
Pixar suma a la invención tecnológica la explotación de resultados.
Un análisis de los ingresos en taquilla de las películas de Pixar desde 1995 hasta la fecha revela que en promedio, equivalen a 6 veces el presupuesto de la película. Aparte habría que sumarle los ingresos por DVDs, merchandising, videojuegos, juguetes, etc.
Además PIXAR también vende software, por ejemplo, el Pixar’s RenderMan Pro Server, el mismo que usa para crear sus películas animadas.
PIXAR asume y gestiona el riesgo de la innovación
El público quiere siempre ver algo nuevo y que les guste. Vez tras vez. Año tras año. Y eso es complicado cuando llevas muchos años seguidos de éxitos. Pero en PIXAR dicen que sus directivos deben de sentir un poco de miedo, porque si no es que no hacen bien su trabajo, porque innovar significa aceptar riesgos.
Por supuesto no todo han sido éxitos. Andrew Stanton, que dirigió Buscando a Nemo y Wall-E, crea John Carter en 2012, y la combinación de los efectos especiales con una película de acción en vivo, ha resultado ser un fracaso en taquilla.
Su cultura empresarial fomenta la creatividad colectiva y el trabajo en equipo
Pero PIXAR tiene una cultura empresarial para innovar de la que podemos sacar muchas lecciones. Por ejemplo de cómo fomenta la creatividad colectiva entre sus empleados, de sus procesos para resolver problemas.
De entrada PIXAR les da capacidad de decidir a sus creativos, control sobre cada etapa del desarrollo de sus nuevas ideas.
Se crean equipos multifuncionales con directores, guionistas, artistas y dibujantes de storyboards, en un entorno colaborativo para generar y refinar ideas hasta que tengan el potencial de ser un éxito.
Son gente con una cultura de trabajar con eficacia juntos, que debaten sin miedo los conceptos, que tienen libertad para comunicarse con cualquiera. Se les enseña que hay que superar las inhibiciones y que no hay que esperar ser perfecto la primera vez.
En PIXAR saben que la manera más eficiente de resolver los problemas cotidianos que surgen en cualquier proyecto innovador complejo es confiar en el equipo, para que sus miembros aborden las dificultades sin tener que pedir continuamente permiso.
Sus directores comprenden que no tienen por qué ser los primeros en ser informados de todo y que no pasa nada por ir a una reunión y encontrarse con alguna sorpresa. Ofrecen sus consejos sobre el trabajo en curso al equipo, pero serán los líderes de la producción quienes decidirán que usar y qué ignorar.
Así se crea en PIXAR una cultura de aprendizaje colectivo. Tienen además una Universidad propia donde se forma a los empleados en áreas clave de desarrollo personal y empresarial, para que aprendan otras disciplinas y eso les permita interactuar y apreciar el trabajo de otros.
En PIXAR creen en tener grandes equipos. Afirman que si le das una gran idea a un equipo mediocre, será un fracaso; pero que incluso una idea mediocre, en manos de un gran equipo, funcionará y será un éxito.
Gestión basada en datos
Celebran y mucho los éxitos. Y estudian las razones de los fracasos. Tienen sesiones intensas post-mortem del proyecto para debatir, tanto lo que fue bien como lo que fue mal, y eso crea una organización que aprende.
Se les pide a los participantes en esas sesiones post-mortem que digan las 5 cosas que volverían a hacer y las cinco que no harían nunca de nuevo. Y aportan datos de rendimiento, de métricas, porque las decisiones basadas en datos les permiten sacar conclusiones objetivas y no subjetivas.
Sus principios operativos
Los tres principios operativos principales de PIXAR son los siguientes:
1. Todo el mundo debe tener libertad para comunicarse con cualquiera.
2. Todo el mundo debe sentirse seguro de aportar nuevas ideas.
3. Se debe trabajar muy de cerca con la innovación externa, en particular con la que surge en la comunidad académica.
Estas son algunas de las lecciones que PIXAR nos aporta para gestionar la innovación en nuestras empresas.
 

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *